Vacaciones aún más críticas en DVD Ediciones.com

Fruela Fernández


HORMIGAS Y CAJAS

La traducción como diario. O como test de Rohrschach: ¿Por qué ves una cadera donde otros ven una polilla moteada? ¿Por qué lees las palabras como migas sueltas?

Un libro puede ser una forma de resolver contradicciones. O, mejor dicho, de vivir los opuestos como una coherencia personal. El Báltico y el Mediterráneo. Esta casa y las otras, las que faltan.

A las hormigas les gusta el verano, aunque ellas lo llamasen «calor» o «semilla».

Ahora recorren las cajas, espantadas, mientras llega el transportista.

La traducción como danza, también.

Algo que intuyes, balbuceándolo aún, va quedando, va formándose - más claro, ahí, sin que aún lo sepas, al moverte, al seguir yéndote.

EZRA POUND

CANTO CXVI

Vino Neptuno
                      brincaba su mente
                                      como los delfines,
Esos conceptos que la mente humana ha alcanzado.
Hacer Cosmos –
Alcanzar lo posible –
Muss., hundido por un error,
Pero el registro
           el palimpsesto –
algo de luz
           en gran oscuridad –
cuniculi –
Un viejo «excéntrico» muerto en Virginia.
Inexpertos jóvenes abrumados de registros,
La visión de la Madonna
                    sobre colillas
                               y encima del portal.
«Han hecho un montón de leyes»
                                   (mucchio di leggi)
Litterae nihil sanantes
                     
de Justiniano,
maraña de obras sin terminar.

He traído la gran bola de cristal;
                     ¿quién la alzará?
¿Entrarás en la gran bellota de la luz?
                     Mas la belleza no es locura,
aunque me cercan mis errores y hundimientos.
Y no soy un semidiós,
no puedo dar la coherencia.
Sin amor en la casa no habrá nada.
Y la voz de la hambruna desoída.
¿Cómo vino Belleza contra esta negrura,
dos veces Belleza bajo los olmos –
                     para salvarse en ardillas y arrendajos?
                                 «plus j’aime le chien»
Ariadna.
           
Disney contra los metafísicos,
y más en Laforgue de lo que creían,
Spire me agradeció in propósito
Y he aprendido más de Jules
                             (Jules Laforgue) desde entonces
hondones en él,
                      y Lineo.
             
                     chi crescerà i nostri –
pero sobre ese terzo
                           tercer cielo,
                                    esa Venere,
todo es de nuevo «paradiso»
           un bello calmo paraíso
                      sobre la escoria,
y algunos escalando
                      antes de su partida,
para «ver de nuevo»,
el verbo es «ver», no «aventajar»

es decir,
             todo tiene coherencia, bien,
                     incluso si mis notas no tienen coherencia.

Muchos errores,
           algo de rectitud,
para excusar su infierno
                     y mi paradiso.
Y respecto a por qué yerran,
                      pensando en rectitud,
y respecto a quién copiará este palimpsesto?
           al poco giorno
             
             ed al gran cerchio d’ombra
Pero afirmar el hilo de oro en el diseño
                                          (Torcello)
al Vicolo d’oro
             
        (Tigullio).
Confesar error sin perder rectitud:
Caridad que tuve a veces,
                     que no puedo hacer fluir.
Algo de luz, como una luz de junco
                     para guiar de nuevo al esplendor.

PAUL CELAN

Arroja el año solar del que dependes
por la borda del corazón,
y rema aún, hambriéntate, copulando:

dos células, dos metazoos,
eso erais,

lo inanimado, el hogar,
exige ahora el regreso - :

después, quién sabe,
volverá uno de los dos,
cambiado, a la superficie,
un paramecio,
                      pantufla ciliada,
en el blasón.

Con vino y pérdida, con
ambos posos:

cabalgaba por la nieve, me oyes,
cabalgaba a Dios, íbamos lejos – y cerca, él cantaba,
era
nuestro último trote
entre apriscos de hombres.

Se acurrucaron cuando
nos oyeron sobre ellos,
escribieron,
mintieron nuestro relincho
en una
de sus lenguas ilustradas.

Espasmos, te amo, salmos,

las paredes del sentir hondas en el tú-valle
se regocijan,
                     de semillas pintada,

Eterna, deseterna eres,
eternada, ineterna, tú,

eh,

en ti, en ti
canto el agrietar mástil de huesos,

Rojoderrojo, muy tras el vello
arpeado, en las cuevas,

afuera, en torno
al infinito canon-sin-lugar,

me arrojas la nueve veces
trenzada, goteante
corona de colmillos


Publicado el 6/7/2011

Inicio | Vacaciones aún más críticas