Firmas invitadas
Sección coordinada por Juan Manuel Macías
maciaschain@gmail.com

Agustín Calvo Galán

Agustín Calvo Galán, (Barcelona, 1968). Poeta multidisciplinar. Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Barcelona. Ha publicado los libros: Letras transformistas, una selección de sus poemas conceptuales y visuales (2005), Otra ciudad (libro objeto, 2006), Poemas para el entreacto (2007) y A la vendimia en Portugal (2009).

Su obra como poeta visual ha sido recogida en diferentes antologías especializadas como Poesía experimental española (1963-2004) Ed. Marenostrum (2004), Poesía visual española (antología incompleta) Ed. Calambur (2007), Fragmentos de entusiasmo, poesía visual española (1964-2006), Ayuntamiento de Guadalajara (2007), Esencial Visual, Instituto Cervantes de Fez, Marruecos (2008), etc.

Su blog: http://visualpoetry.blog.com.es

Coordina:: http://www.lasafinidadeselectivas.blogspot.com

***

Para la presente firma invitada, Agustín Calvo Galán nos ha preparado una selección de poemas de su último libro, A la vendimia en Portugal (Amargord, 2009)

*** 

Decir vendimia es decir trabajo: cosechar la uva madura; pero también es un tiempo muy determinado, -un tiempo y un lugar-, un tiempo que se repite anualmente en diferentes espacios repartidos por el mundo entero. Decir vendimia es decir futuro, es proyectarse en el tiempo: coger el racimo y saborear ya el vino.

Decir Portugal es decir poesía: es decir una lengua de sonoridades hipnóticas, una lengua que hemos elegido amar libremente, una lengua de riberas inmensas. Decir Portugal es sentir que aún es posible el viaje, que aún es posible querer lo cercano, que siempre nos quedará Lisboa o Pessoa o Eça de Queirós o Miguel Torga, que aún es posible ser Íbero.

TIEMPO DE

El tiempo,
en la maduración del
                                aire,
hace del silencio
ruido,
crece de la sombra
luz,
reserva
                                                  las aspas
en el instante en que callarían
y vuelve de nuevo
a girar,
                           girar
                                              y rarigirar.

DOURO

El paísaje
país
desde
el país alto
tras-
montano
humanizado.

OFICIO

Y alguien me dirá:
              ¿Y tú sobre qué escribes?
              ¿En qué idioma hablas?
¿Acaso no eres también un turista
              en esta patria
en tiempo de vendimia?

RÍO

El río canta,
                      dice,
en fraseo constante,
desde la sequedad del verano pasado
hasta las lluvias del próximo otoño,
desde el arroyo que ahora
                      es
hasta el torrencial peligro
que puede llegar a ser,
dice el ir,
                      verbo
en descendiendo,
golpeando las rocas,
ahondando el valle,
sin atajar, en meandros,
en eses inmensas,
                 como el silbido de la gran
                           serpiente,
afluente,
dice,
          me dice,
                           el sendero más largo
para llegar a su morada final.

VENDIMIADOR

El poeta también va a la vendimia,
                                recoge frutos,
selecciona, respira hondo y
                          corta
                          el racimo
                          secamente,
                          ejecutando el drama,
lo deposita, con cuidado enfermizo
entre el resto de lo ya cortado.
Después, poco a poco,
con la paciencia necesaria,
en solitario, irá pisando versos
              y transformando su cosecha.

Nada es del poeta,
                                    salvo la transformación.

***



A la vendimia en Portugal
(Amargord, 2009)

 














 

Publicado el 3/4/2010



Inicio | Firmas invitadas